Universitat Rovira i Virgili

Un nuevo método de análisis de las lipoproteínas permitirá reducir el riesgo cardiovascular

Jueves, 26 de marzo de 2015

Las lipoproteínas son las partículas que transportan el colesterol del cuerpo. Liposcale - que ya se ha patentado- es una prueba avanzada de lipoproteínas que mide el tamaño de las partículas y su concentración

Una investigación liderada por los investigadores Xavier Correig (Universitat Rovira i Virgili) y Lluís Masana (Universitat Rovira i Virgili y Hospital Universitari Sant Joan de Reus) pone a punto una técnica para medir con más exactitud el número de lipoproteínas del cuerpo y su tamaño, uno de los marcadores más efectivos para predecir el riesgo cardiovascular. El trabajo, publicado en la revista científica "Journal of Lipid Research", describe una técnica basada en la resonancia magnética nuclear que permite resultados más robustos que los existentes hasta ahora.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo a pesar de los más difíciles de diagnosticar. La mitad de las personas que sufren un episodio cardiovascular tienen niveles óptimos de colesterol LDL -lo que se conoce como colesterol malo-, uno de los principales factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares, lo que evidencia que las pruebas de lípidos que se hacen habitualmente no proporcionan la evaluación precisa del riesgo.

Se pone de manifiesto pues que, además de la concentración de colesterol, hay que saber el número de partículas que transportan, es decir, las lipoproteínas, como un marcador del riesgo cardiovascular. Dos personas con la misma concentración de colesterol pueden tener distribuciones de lipoproteínas muy diferentes. Tener más partículas está asociado en general a tener más de pequeñas, algo característico de personas con trastornos metabólicos, como diabetes y obesidad. Las lipoproteínas pequeñas, penetran más fácilmente en las paredes arteriales donde depositan el colesterol que transportan y son precisamente éstas las que están asociadas a un riesgo cardiovascular más elevado.

De ahí la importancia de conocer con precisión el número y el tamaño de estas partículas y la necesidad de proporcionar a los médicos mejores herramientas para evaluar y tratar el riesgo cardiovascular real. Este ha sido el resultado del trabajo que han publicado un grupo de investigadores de la Universitat Rovira i Virgili (URV), el Institut d'Investigació Sanitària Pere Virgili (IISPV) y el CIBER de diabetes y enfermedades metabólicas y que debe servir para conocer, de manera más precisa, el número de lipoproteínas así como su tamaño. Se trata de una nueva metodología para caracterizar las lipoproteínas y que aporta una innovación técnica en comparación a las que existían en el mercado hasta ahora. Se basa en medidas físicas y directas de las partículas gracias a la espectroscopia de difusión 2D. Esta tecnología permite afinar mucho más la evaluación del riesgo, da más información, es más robusta y versátil y no se manipula la muestra -en este caso de sangre- y la muestra no se destruye. En la resonancia hasta ahora se aplicaba una técnica de una dimensión y ahora se añade una nueva, una segunda que da información directa sobre el tamaño de las lipoproteínas.

Una empresa estadounidense desarrolló una técnica similar que proporciona información sobre las partículas lipoproteicas. Esta información se incluye habitualmente en los análisis sanguíneos que se hacen en Estados Unidos, aunque todavía no se incluye en el resto de países. La mejora tecnológica y analítica del test Liposcale, desarrollado por los investigadores catalanes, puede hacer que la caracterización más exhaustiva de las lipoproteínas se incluya de manera gradual al resto de países para el diagnóstico del riesgo cardiovascular.

Los resultados de este trabajo se desarrollan en la empresa de base tecnológica Biosfer Teslab que han creado parte de los investigadores que firman el artículo, y de la que también forman parte la misma URV, el IISPV y Laboratorios Rubió. Aquí trabajan en la puesta a punto de este test bautizado ya en el trabajo como Liposcale: un test avanzado de lipoproteínas basado en resonancia magnética nuclear que mide el tamaño y el número de partículas de las principales clases de lipoproteínas (VLDL, LDL, y HDL).

Compartir

  • Twitter
  • Google+
  • Facebook
  • Linkedin

Subir

Roger Mallol y Nuria Amigó, dos de los investigadores del grupo que han seguido adelante, junto con otros socios, la empresa de base tecnológica Biosfer Teslab.

De izquierda a derecha, los investigadores Roger Mallol, Nuria Amigó, Xavier Correig y Lluís Masana.