Universitat Rovira i Virgili

El estudio PREDIMED demuestra que la dieta mediterránea reduce entre un 18% y un 40% el riesgo de diabetes

Martes, 7 de enero de 2014

Investigadores de la URV, en colaboración con la red de Atención Primaria del Instituo Catalán de la Salud, han publicado un artículo con esta conclusión en la revista médica "Annals of Internal Medicine" de Estados Unidos

El estudio sobre la diabetes lo ha llevado a cabo por el equipo de Nutrición Humana del Hospital Universitari de Sant Joan de Reus, el Institut d'Investigació Sanitaria Pere i Virgili, la Universitat Rovira i Virgili y el CIBER Obesidad y Nutrición del Instituto de Salud Carlos III, bajo la dirección del Dr. Jordi Salas-Salvadó, en colaboración con la red de Atención Primaria de l'Institut Català de la Salut,  que dirige el Dr. Josep Basora.

PREDIMED es un estudio multicéntrico de intervención nutricional de 9 años de duración, en el que han participado más 7.400 personas a las que se les recomendaba seguir tres tipos de dieta: Un grupo consumió una dieta baja en grasa (tanto de origen animal como vegetal), y  los otros dos grupos una dieta tipo mediterráneo tradicional que es más rica en grasa vegetal, aportada especialmente en forma de aceite de oliva virgen o frutos secos. El estudio PREDIMED  lo ha dirigido el doctor Ramon Estruch del Hospital Clínic de Barcelona. Han participado 16 grupos de investigación pertenecientes a universidades y hospitales españoles con más de 100 doctores implicados. El catedrático Jordi Salas-Salvadó, de la Universitat Rovira i Virgili,  forma parte del equipo director del estudio, formado por 5 investigadores.

La dieta mediterránea es moderadamente rica en grasa (especialmente de origen vegetal como el aceite de oliva y los frutos secos), frutas, verduras, legumbres y pescado, y relativamente pobre en productos lácteos, carne roja y derivados. El consumo moderado de  vino, y el uso frecuente de sofrito (aceite, tomate, cebolla, ajo y especias) para la preparación de alimentos también son típicos.

Prevención de enfermedades cardiovasculares

En el mes de marzo del 2013, los investigadores de PREDIMED dieron a conocer los resultados sobre la prevención de enfermedades cardiovasculares a través de un estudio publicado en la revista médica de más impacto médico mundial (New England Journal of Medicine). Demostraron que la dieta mediterránea reducía en un 30 % el riesgo de infarto de miocardio, de embolia cerebral y de muerte por enfermedad cardiovascular. Este artículo tuvo un gran impacto científico mundial, una importante repercusión mediática y resultó ser, según el ranking Altmetric, el segundo estudio científico más citado en las redes sociales de todo el mundo en 2013.

Según los autores del estudio, parte de los beneficios observados en la enfermedad cardiovascular podría explicarse a través de haber incidido, con el tiempo, en una reducción o retraso en la aparición de nuevos casos de diabetes.

El estudio PREDIMED está financiado principalmente por el Instituto de Salud Carlos III.

Aumento de casos de diabetes

La diabetes es una enfermedad de elevada prevalencia a nivel mundial. Según la Organización Mundial de la Salud, en las últimas tres décadas la prevalencia de diabetes en el mundo se ha más que duplicado. Existen más de 180 millones de personas diabéticas en todo el mundo, y se prevé que estas cifras se dupliquen en 2030, y que la mortalidad por diabetes aumente en un 50% en los próximos 10 años.

Tanto en los países desarrollados como en desarrollo, la diabetes aumenta de forma inédita. En Cataluña, las cifras de incidencia de diabetes también crecen de forma progresiva, especialmente entre los más jóvenes.

La diabetes tipo 2 del adulto es una alteración del metabolismo de la glucosa que en muchos casos se puede controlar con una buena alimentación y la práctica de actividad física, aunque en ocasiones debe aplicarse tratamiento con medicamentos por vía oral, o insulina. Se asocia a arteriosclerosis temprana, aumento del riesgo de la enfermedad cardiovascular, enfermedad renal y ceguera, -especialmente entre los individuos que no se controlan- y amputación de extremidades. Estas complicaciones afectan a la vida diaria de la persona reduciendo su calidad y esperanza de vida.

La pérdida de exceso de peso mediante dieta y ejercicio físico retrasa la aparición de esta enfermedad. Sin embargo, hasta la actualidad ningún estudio había delimitado si la adscripción a una dieta saludable podía prevenir la aparición de diabetes, independientemente de la pérdida de peso.

Compartir

  • Twitter
  • Google+
  • Facebook
  • Linkedin

Subir

Imagen del seguimiento a los voluntarios durante el estudio.