Universitat Rovira i Virgili

El hospital Sant Joan y el Instituto Pere Mata colaboran en una prueba diagnóstica para descartar el Alzheimer

Lunes, 21 de septiembre de 2015

La prueba se basa en visualizar el depósito de la proteína beta-amiloide en el cerebro, puesto que esta se acumula de forma excesiva en pacientes con Alzheimer. Si no se detecta esta acumulación, se descarta que la persona sufra esta enfermedad

El Hospital Universitario Sant Joan de Reus y el Hospital Universitario Instituto Pere Mata colaboran en la realización de una nueva prueba que permite descartar la diagnosis de Alzheimer en aquellas personas con deterioro cognitivo leve por los cuales, los métodos diagnósticos tradicionales no son concluyentes. El Hospital Universitario (HU) Instituto Pere Mata dispone de la única unidad de diagnóstico especializada sobre demencias en la región sanitaria de Tarragona, mientras que el Hospital Universitario Sant Joan de Reus dispone del equipamiento necesario (gammacámera y PET-CT para realizar una tomografía). La prueba se realiza desde la Unidad de Medicina Nuclear del hospital, que es una especialidad que permite visualizar el metabolismo de forma directa.

Según explica la doctora Mònica Danús, jefa del servicio de Medicina Nuclear del Hospital Sant Joan, la duración de la prueba es de dos horas y se inicia administrando al paciente el plotter Florbetaben-F18, una sustancia que permite visualizar el depósito de la proteína beta-amiloide al cerebro. Pasados 90 minutos desde que se suministra esta sustancia se realiza la imagen cerebral con el PET-CT, durante unos 20 minutos.

Si la prueba da negativo en la acumulación de la proteína beta-amiloide se descarta definitivamente que la persona sufra Alzheimer. En cambio, si la prueba es positiva se requerirán otras pruebas diagnósticas puesto que Alzheimer no es la única enfermedad que presenta la acumulación de esta proteína al cerebro.

Diagnóstico y seguimiento

La enfermedad de Alzheimer se diagnostica por los síntomas, por el tipo de déficit cognitivo, por la evolución, y porque las pruebas complementarias (analíticas, TAC o resonancia cerebral, electroencefalograma, y otras, si hacen falta) descartan otras patologías. No es un diagnóstico fácil, especialmente al inicio, y por este motivo existen las unidades especializadas en demencias, a la vez que también es muy importante el seguimiento de los casos para confirmar la evolución del diagnóstico.

En todo el mundo, en estudios postmortem, se ha determinado que entre un 15 y un 20% de las personas diagnosticadas por Alzheimer no sufrían esta enfermedad, sino otros tipos de demencias causadas por enfermedades raras, genéticas, vasculares, etc. Por este motivo, las nuevas pruebas diagnósticas como la que se ha empezado a poner en práctica en el Hospital Sant Joan «son muy bienvenidas desde el punto de vista científico y en la investigación y por pacientes muy concretos», ha asegurado el doctor Marcel Rosich responsable de la Unidad de Diagnóstico de Demencias del Instituto Pere Mata.

Actualmente, en la región sanitaria de Tarragona se considera que hay entre 15.000 y 20.000 personas con Alzheimer, y según los datos de la Unidad de Demencias un 63% son mujeres, con una frecuencia ya conocida mucho más elevada en mujeres. Además, en las comarcas tarraconenses la enfermedad se inicia entre los 80 y los 84 años (23,8% de los casos); seguido del grupo de entre 85 y 90 años (18,9% y del grupo de edad de entre 75 y 79 años (17,2 %). Se da la circunstancia también que entre el 11 y el 13% de las personas diagnosticadas de Alzheimer viven solas y requieren de intervención social.

Compartir

  • Twitter
  • Google+
  • Facebook
  • Linkedin

Subir

El hospital Sant Joan dispone del equipamiento necesario -gammacámera y PET-CT- para realizar una tomografía.

Una imagen del equipo, en la Unidad de Medicina Nuclear del Sant Joan.