Universitat Rovira i Virgili

Según un estudio del IPHES, ningún homínido conocido es el ancestro de los neandertales y sapiens

Martes, 29 de octubre de 2013

El ancestro común de los humanos modernos y los neandertales que vivió en Europa hace miles de años aún no se ha completado

Los investigadores del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social, han estudiado unos 1.200 molares y premolares fósiles, muchos de ellos procedentes de Atapuerca y han determinado que las líneas que dieron lugar a las dos especies se separaron hace casi un millón de años, mucho antes de lo que se pensaba.

Un trabajo que se publica esta semana en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), del cual uno de los autores es el arqueólogo y director del IPHES, Eudald Carbonell, establece que la búsqueda del ancestro común de los humanos modernos y los neandertales que vivieron en Europa hace miles de años no se ha completado, y presenta evidencias de que las líneas que dieron lugar a las dos especies se diluyeron hace casi un millón de años, mucho antes de lo que sugieren los estudios basados en evidencias moleculares.

Este estudio ha permitido observar que ninguno de los candidatos se ajusta al perfil esperado en el antepasado de neandertales y sapiens. "Nuestros resultados llaman la atención sobre la gran discrepancia que hay entre las estimaciones moleculares y paleontológicas del momento en que se separaron dos especies", explica Aida Gómez-Robles, primera autora del artículo que actualmente trabaja en el Center for the Advanced Study of Hominid Paleobiology de George Washington University (EEUU).

"Estas diferencias no pueden ser ignoradas, sino que hay que encontrar una forma de conciliarlas", expone Gómez- Robles. Para llegar a esta conclusión, la de que ninguna de las especies candidatas tiene la forma dental de este ancestro, los investigadores han estudiado cerca de un millar de molares y premolares fósiles, muchos de ellos procedentes de Atapuerca, mediante análisis morfométricos y técnicas estadísticas desarrolladas por la bióloga Emilia Martins de Indiana University.

El estudio también muestra que las potenciales especies ancestrales descubiertas en Europa son morfológicamente más similares a los neandertales que a los humanos modernos, lo que sugiere que el linaje neandertal apareció hace aproximadamente un millón de años y que su divergencia tuvo lugar antes de que se suponía, aproximadamente hace 350.000 años, según otros estudios. Los métodos empleados, que son los cuantitativos y estadísticos, proporcionan un medio más exacto para resolver los debates sobre los orígenes humanos que los análisis descriptivos que se han utilizado en el pasado. 

"Este estudio nos dice que todavía hay hallazgos esperándonos, y los fósiles africanos de una antigüedad aproximada de un millón de años merecen especial atención como posibles ancestros de los neandertales y los humanos modernos", concluye David Polly profesor de paleontología en la Universitat de Indiana.

     

Compartir

  • Twitter
  • Google+
  • Facebook
  • Linkedin

Subir

Muestra de algunos dientes analizados- CENIEH